En la antesala, la selección nacional sabía que debutar en calidad de visitante ante un equipo nuevo como el paraguayo sería una tarea dura por el desconocimiento que había en el conjunto de Eduardo Berizzo.

¿De qué jugó Cueva?

Una de las grandes incógnitas del partido fue la posición de Christian Cueva en el campo. Ante la ausencia de Edison Flores, ‘Aladino’ tenía la misión de colocarse como volante por izquierda y apoyar a Trauco en las trepadas de Almirón y Espínola. Sin embargo, en muchos pasajes se le vio al mediocampista por el lado opuesto, dejando su sector descubierto y abandonando al lateral que tuvo que pelear solo ante dos paraguayos.

El gol: la gran deuda    

A pesar de culminar la primera fecha anotando dos goles, y fuera de casa, se sigue hablando de la ausencia de Paolo Guerrero. Raúl Ruidiaz recibió la confianza de Ricardo Gareca por su buen momento en el Seattle Sounders, sin embargo, hoy no pudo trasladar eso sufriendo con la saga Gomez-Alonso, que lo obligaba a salir del área para poder tener contacto con el balón de manera limpia.

Pelotazos

En los primeros 45 minutos, Pedro Gallese prefería jugar largo con Pedro Aquino, permitiendo a los defensores locales ganar el balón dividido y haciendo que la pelota regrese rápido al área del arquero del Orlando City.

Estado Físico

Uno de los puntos flacos de la selección fue el sector izquierdo donde Miguel Trauco, Luis Abram y Christian Cueva pasaron rato en la segunda mitad. Los pocos minutos de Cueva en Turquía y la nula continuidad de Trauco en Francia y Abram en Argentina no tuviera minutos de juego post-pandemia, pasó factura.