El Sevilla dejó ir tres puntos importantes en su lucha por acercarse a los lideres y por quedarse cómodamente en puestos de Champions. El equipo que dirige Julen Lopetegui consiguió un empate en su visita al Levante que una vez más demostró ser un equipo que se tiene fe hasta las últimas. El cuadro «granota» sigue alimentando su alto grado de confianza en lo que va de La Liga y tal como lo hizo frente al Valencia volvió a sacar 1 punto en los últimos minutos del encuentro.

La primera parte fue toda del Sevilla que tuvo la pelota e intento penetrar la defensa del Levante; sin embargo, el equipo local estuvo bien plantado y armado al fondo. En el segundo tiempo, el Sevilla justificó su tenencia del balón y logró anotar ni bien salieron a jugar. El gol llegó luego de gran pase para Munir donde el canterano del Barca se lució y mostró toda su velocidad y control para dejársela a De Jong para que la empujo al segundo palo.

Minutos antes de que acabe el encuentro y cuando el Levante se había salvado gracias a su portero, lograron el empate. Miramón, que había ingresado en el partido, llegó fresco y con potencia a la línea de fondo, envió un pase al área y Vaclik, en un mal despeje, envió la pelota en la pierna de Diego Carlos que la encajó en propia puerta.