El clásico se pintó de blanco. Real Madrid venció 3-1 al FC Barcelona en el Camp Nou. El equipo de Zidane golpeó primero y rápidamente tras una gran jugada colectiva donde Benzema dejó solo a Valverde que definió muy bien a los 5 minutos que había iniciado el partido. El equipo ‘blanco’ salió con confianza y estuvo encima del Barca en el arranque del partido; sin embargo, el cuadro local no tardó en reaccionar y por medio de un centro de Jordi Alba se gestionó el gol de Ansu Fati en el minuto 8. El primer tiempo contó con oportunidades de gol para ambos, pero los arqueros se encargaron de evitar que el marcador cambiase.

En el segundo tiempo, el equipo de Koeman salió con mayor intensidad en el ataque y generó hasta dos ocasiones claras de gol que no fueron aprovechadas por Ansu Fati y Coutinho. Messi jugando de 8 brindó creación al equipo y juntó gente en el medio campo para aprovechar la velocidad por las bandas. Fue en el mejor momento del Barcelona cuando un jalón de camiseta de Lenglet a Sergio Ramos, provocó un penal alertado por el VAR. El central del Madrid anotó el 2-1 que cambió radicalmente el trámite del partido. Producto del penal, el Barca salió a buscarlo, pero en su desesperación por adelantar líneas quedó mal parado en varias ocasiones regalándose al contragolpe del Real Madrid. Las malas decisiones de Vinicius Jr. No permitieron que el Madrid alargará su ventaja. El FC Barcelona, ya con demasiadas imprecisiones, terminó metiendo hasta 4 cambios ofensivos. Cabe mencionar que para este momento, Neto había salvado a su equipo del 3-1 en dos ocasiones. Finalmente, Modric anotó el 3-1 definitivo en el minuto 90.