El nuevo campeón de la Premier League no pudo llevarse la victoria el día de hoy ante un Burnley muy sacrificado en su labor de salvar el punto conseguido en Anfield.

Una combinación de un inspirado Nick Pope en el gol de Burnley y la mala finalización de jugadas por parte del Liverpool significó la pérdida del récord de 24 partidos ganados de forma consecutiva como local frente al modesto Burnley.

Andy Robertson le dio la ventaja a los ‘Rojos’ en la primera mitad, pero Jay Rodríguez igualó al final de la segunda parte. Los dirigidos por Jürgen Klopp tuvieron una presentación decepcionante.