En una final sin un juego brillante por parte de sus protagonistas, Napoli logró vencer a la Juventus en una tanda de penales donde el equipo de Genaro Gattuso se vio beneficiado por los penaltis fallados por Dybala y Danilo. El partido tuvo como protagonista al Napoli que generó más ocasiones de gol y a Buffon que con una actuación fenomenal evitó que el partido se defina en los 90 minutos. Finalmente, la tanda de penales hizo justicia para el equipo que fue superior a lo largo del encuentro.

La formación de 4-1-4-1 del Napoli nuevamente cumplió su función y le dio el tan ansiado título al ex equipo de Maradona luego de 6 años sin ser campeón de la Copa italiana. Fue precisamente con esta formación con la que Gatusso enfrentó al Barca el partido de ida de la Champions League donde el Barca tuvo posesión irrelevante sin generar mucho daño. Lo mismo sucedió en este partido donde la Juve tuvo la pelota sin lograr entrar con peligro. Por su parte, Cristiano Ronaldo sigue sin encontrar su mejor versión y nuevamente tuvo una participación intrascendente.