FC Barcelona derrotó 5-2 al Real Betis por la fecha 9 de la Liga Santander. El cuadro de Ronald Koeman mostró una vez más que puede ser determinante si se lo propone. El cuadro ‘cule’ saltóa la cancha con una novedad en el once inicial. Lionel Messi estaba en el banco de suplentes por una molestia muscular. El Barca salió a ser protagonista y generó diversas ocasiones de gol; sin embargo, no pudo capitalizarlas y la poca eficacia de Griezmann los dejó tan solo 1-0 arriba en el marcador con un tanto de Dembélé. Los franceses completaron un buen primer tiempo, pero la ventaja no creció. Betis hizo lo suyo en el ataque y ante una insegura defensa del Barca logró empatar en los descuentos. Cabe mencionar que Claudio Bravo le atajó un penal a Antoine en lo que pudo ser el 2-0.

En el segundo tiempo, con el partido 1-1, Koeman se vio obligado a recurrir a Messi. El ingresó del argentino marcó un antes y un después en el ataque blaugrana. En solo 4 minutos Messi dejó pasar un centro de Jordi Alba para que Griezmann reciba sin arquero y sin marca. Los minutos pasaron y nuevamente Messi apareció para anotar un penal cobrado debido a una mano en el área de un defensor del cuadro sevillano. El partido estaba 3-1 y todo parecía indicar que se vendría una goleada; sin embargo, pese a tener un hombre de menos el Betis no desistió y descontó a partir de una floja defensa del Barca. Messi y Pedri marcaron los tantos para un Barca que merecía un marcador más abultado.