FC Barcelona y Napoli protagonizaron la última fecha para conocer a los protagonistas del ‘Super 8’ de Lisboa. Ambos equipos iniciaron el encuentro buscando adueñarse de la pelota. El cuadro visitante aviso rápidamente que no saldría a especular y estrelló un remate contra el palo en los primeros minutos de juego; sin embargo, el Barca recuperó la pelota y empezó a tocar para acercarse al área del cuadro italiano. El primer tanto no demoró y llegó de un córner gracias un cabezazo de Lenglet. Fue a partir de ahí que el Barca se adueñó del partido y comenzó a encerrar al Napoli. Messi anotó el segundo gol luego de una gran jugada individual y le anularon otro tanto por una mano que el VAR vio en el control de pecho del argentino.

Antes de que acabe el primer tiempo, Messi generó un penal que fue ejecutado por Luis Suarez. Todo parecía indicar que el Barcelona se iba cómodo al descanso cuando se cobró un penal a favor del Napoli en tiempo de descuento. Insigne anotó desde los doce pasos y le dio ánimo a su equipo de cara al complemento.

En el segundo tiempo, Napoli salió con todo a presionar al Barca. El equipo de Gattuso le tapó las líneas de pase al Barca y de esa manera recuperaba la pelota para atacar constantemente. Los delanteros no estuvieron precisos de cara al arco y Napoli desaprovechó las ocasiones que generó. Luego de varios minutos de intensidad del cuadro visitante, los roles se invirtieron y el Barca atacó buscando ampliar su ventaja; sin embargo, Napoli volvió a adelantar sus líneas arriesgándose a un contrataque. FC Barcelona mostró una mejor versión de la que se vio en partidos anteriores, pero deberá estar en el pico de su rendimiento si quiere superar al Bayern Munich.