Chelsea y Manchester City protagonizaron el duelo más importante de la fecha que terminó por definir al campeón de la Premier League. Si el equipo de Guardiola no sumaba en su visita a Londres, el Liverpool FC gritaría campeón desde su casa. Un partido parejo con oportunidades para ambos equipos parecía no tener como abrir el marcador hasta que un error de los ‘ciudadanos’ le regaló el gol a los ‘blues’. La falta de comunicación en la defensa del Manchester City permitió que Pulisic robe un balón y se fuese solo en un mano a mano con Ederson donde el delantero estadounidense definió de gran manera para el 1-0.

En el segundo tiempo, el partido seguía en un ida y vuelta donde cada equipo trataba de adueñarse del protagonismo. Una vez más, un error puntual generó un gol en el encuentro. Una falta innecesaria en el borde del área chica provocó un tiro libre que Kevin De Bruyne ejecutó de manera magistral. Con el partido igualado, y con ambos equipos necesitados de tres puntos, el partido e puso de ida y vuelta con tiros a los palos y salvadas en la linea. El Chelsea empujó y en una jugada confusa en el área del City, Fernandinho metió la mano para intentar salvar a su equipo. El brasileño se fue expulsado y su compatriota Willian anotó el 2-1 en el minuto 78 a favor de los locales. Fue a partir de ahí donde se vivió un partido distinto con los ‘blues’ tratando de liquidarlo y el Manchester City tratando de buscar el milagro ya sin ideas claras de juego.

De esta manera, el equipo que dirige Pep Guardiola deberá enfrentar la próxima fecha al Liverpool ya como campeón en condición de local. Por otro lado, el cuadro de Frankie Lampard, se mantiene solido en la cuarta casilla que le da un cupo a la siguiente edición de la Champions League.