El FC Barcelona sacó un triunfo importante en su visita a Turín. El equipo de Ronald Koeman mostró mucho entendimiento en el ataque en su victoria por 2-0 frente a la Juventus; sin embargo, no todo fue felicidad ya que en un partido parejo, hoy Barcelona tuvo mucha suerte porque se le anularon tres goles a Morata a lo largo del encuentro. Los tantos del español fueron offside milimétricos detectados por el VAR, pero queda claro que al Barcelona le pueden llegar con peligro.

El equipo visitante asumió desde el arranque el rol protagónico desde la tenencia del balón. Mucho toque para abrir espacios y jugadores intercambiando roles en el frente de ataque. El cuadro ‘cule’ generó bastante peligro, pero no fue efectivo de cara al arco. La Juve también atacó y el VAR salvó al FC Barcelona. En el segundo tiempo, la tendencia del partido se mantuvo, Barcelona atacando con seguridad y dando la apariencia de un claro dominio; sin embargo, cada que la Juventus atacó, Barcelona dejó algunas dudas defensivas. Araujo salió lesionado y De Jong jugó todo el segundo tiempo de central. Errores puntuales del holandés lo dejaron ser una pieza que cumplió en un momento de emergencia.

Por su parte, Juventus extrañó mucho el peso ofensivo de Cristiano Ronaldo. Los goles fueron de Dembélé en el primer tiempo y de Messi desde los 12 pasos antes del término del partido. Si en algo debe mejorar el equipo blaugrana de cara a los próximos partidos, es en la toma de decisiones. Griezmann, Dembélé y Ansu Fati perdonaron en ocasiones claras de gol. De todas formas un buen partido del ataque catalán.